Si continua navegando esta web, acepta cookies de terceros utilizados para mostrar vídeos, botones y contenidos de redes y plataformas sociales.
Ok, acepto
Personalizar
Please check an answer for every question.
Utilizamos cookies para personalizar el contenido, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de análisis y redes sociales, quienes pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado del uso de sus servicios.

29/08/2019 News

Ahorrar energía en piscinas

Piscina de interior climatizada
Piscina de interior climatizada

El gasto de energía para mantener el confort en una piscina climatizada puede ser muy elevado. Hoteles, gimnasios, instalaciones deportivas, comunidades de vecinos, etc., son algunas de las edificaciones donde se ubican este tipo de piscinas.

Se puede ahorrar energía en una piscina:

  • Mediante un buen diseño e instalación de los sistemas de climatización
  • Con el adecuado mantenimiento de la piscina
  • Gracias a la correcta utilización por parte de los usuarios

Diseño de una piscina climatizada

Los criterios que se utilizan para diseñar una piscina climatizada son dotar al local de una temperatura y una humedad ambiente adecuadas, además de calentar el agua de la piscina. Para facilitar a los técnicos el diseño de la climatización de una piscina, en España existe una normativa de obligado cumplimiento que regula los aspectos básicos, el Reglamento de Instalaciones Térmicas (RITE).

Según este reglamento, la temperatura del vaso de una piscina climatizada se debe mantener entre 24ºC y 30ºC, y la temperatura del aire entre 1°C y 2°C por encima, con un máximo de 30°C. Por otro lado, la humedad relativa del local debe ser siempre inferior al 65% para evitar la condensación. También se exige mantener una tasa de recirculación de aire adecuada y recuperar la energía térmica que contiene el aire evacuado al exterior mediante recuperadores de calor.

Para calentar el agua de la piscina, el Código Técnico de la Edificación obliga a que se aproveche la energía solar. La contribución solar mínima anual debe ser entre un 30% y un 70% en función de la zona del país. Si la energía del sol no es suficiente, entonces se dispondrá de calderas, bombas de calor u otros equipos para mantener la temperatura del agua.

Por otro lado, existen distintas alternativas técnicas para mantener controlada la humedad de una piscina cubierta. La más habitual, mediante introducción de aire exterior, resulta poco conveniente por su elevado consumo de energía para calentar el aire exterior. También puede utilizarse una bomba de calor, una solución mucho más eficiente energéticamente, que enfría, deshumedece y recalienta el mismo aire del ambiente en ciclo cerrado. Empleando climatizadores se puede lograr un ahorro del 30% respecto a una calefacción convencional de gas, logrando una máxima recuperación de energía.

Mantenimiento

Un adecuado mantenimiento es siempre importante en cualquier tipo de instalación técnica, no sólo para optimizar el consumo de agua y energía sino también para alargar la vida útil de los equipos. Algunas de las tareas de mantenimiento preventivo recomendadas en estas instalaciones son:

  • Limpieza de conductos, del quemador de la caldera
  • Revisión del vaso de expansión
  • Revisión de los sistemas de tratamiento de agua
  • Comprobación de material refractario
  • Comprobación de estanqueidad de cierre entre quemador y caldera
  • Revisión general de calderas de gas
  • Comprobación de niveles de agua en circuitos
  • Comprobación de estanqueidad de circuitos de tuberías
  • Comprobación de estanqueidad de válvulas
  • Comprobación de tarado de elementos de seguridad
  • Revisión y limpieza de filtros de agua
  • Revisión de baterías de intercambio térmico
  • Revisión de bombas y ventiladores
  • Revisión del sistema de preparación de agua caliente sanitaria
  • Revisión del estado del aislamiento térmico
  • Revisión del sistema de control automático
  • Revisión de la instalación de energía solar térmica

Uso de la piscina

La temperatura de una piscina se ve muy afectada por la evaporación del agua. Como se indica en el RITE, para controlar las pérdidas por evaporación se puede colocar una manta térmica que cubra la lámina de agua durante el tiempo que no se use la piscina.

Otros consejos prácticos para ahorrar energía en la piscina son:

  • Instalar sistemas de acceso que eviten las pérdidas de calor al exterior de la piscina
  • Controlar la iluminación del recinto
  • Adecuar el funcionamiento de las instalaciones al número de usuarios y las condiciones ambientales
  • Vigilar el consumo de energía de las instalaciones auxiliares: vestuarios, salas de control, etc.

Si quieres cambiar tu suministro de luz a una comercializadora eléctrica experta en negocios y comunidades de vecinos, contacta con nosotros en el teléfono 900 834 937 o a través de este formulario de contacto.