24/07/2018 News

¿Miedo al cambio? Poner la luz a nombre de tu negocio te conviene (y mucho)

Cambiar tarifa de luz y electricidad para empresas
Cambiar tarifa de luz y electricidad para empresas

¿Piensas en mudar la sede de tu empresa? Tal vez has decidido empezar a trabajar por tu cuenta desde tu domicilio o establecer un negocio en unas instalaciones aparte. Todas estas son situaciones en las que deberías plantearte cambiar el titular del contrato de la luz, la dirección o incluso la potencia contratada. Pero es muy posible que el propio proceso de cambio te parezca tan complicado que no merezca la pena hacerlo.

No deberías pensar así: tanto si eres un autónomo como si tienes tu propia empresa, tanto si las instalaciones que ocupas son de tu propiedad o son alquiladas, es conveniente que el contrato del suministro de electricidad esté a tu nombre o al de la empresa. No solo lo decimos por las ventajas fiscales que puedas obtener o los derechos que adquieres con este gesto. Es que, además, es sencillísimo hacerlo.

¿Por qué cambiar el titular del contrato de la luz?

Hay muchas razones por las que querrás cambiar el titular del contrato de suministro de energía eléctrica de tu negocio, pero tal vez la más importante sea esta: si está a tu nombre o al de tu empresa, tendrás manos libres para adecuar el contrato a lo que mejor te convenga en cada momento.

Por ejemplo, si decides modificar la potencia contratada para tu negocio en un momento dado, podrás hacerlo sin tener que pedir consentimiento a la persona o entidad que, de otro modo, figuraría como titular. Lo mismo ocurre con los cambios de tarifa, si es que deseas contar con otra que te convenga más en un momento dado. Poner el contrato a tu nombre o el de tu empresa también te ahorrará problemas si deseas cambiar de compañía eléctrica o modificar datos como la cuenta bancaria de cargo para las facturas.

Cambiar el titular del contrato del suministro de electricidad también tiene otras ventajas. Por ejemplo, en el caso de los trabajadores autónomos que desempeñan su labor desde su domicilio, si el contrato de suministro de energía está a su nombre, tienen la posibilidad de deducirse este gasto en su declaración del IRPF. Concretamente, desde el día 1 de enero de 2018, aquellos autónomos que tengan su vivienda afecta a su actividad económica podrán deducirse hasta el 30% del importe de la factura, que se aplica siempre sobre el porcentaje de la superficie que dediquen a dicha actividad.

¿Qué tengo que hacer para poner el suministro a mi nombre?

Lo primero que te recomendamos es que prepares el terreno. Es decir: pídele al anterior titular que no dé de baja el suministro, de tal manera que te ahorrarás el coste que supone dar de alta de nuevo la luz en una oficina o vivienda. Además, conviene que te asegures de que no hay facturas pendientes de pago.

También necesitarás que el anterior titular te facilite una factura, en la que podrás localizar algunos datos que te pedirá la compañía comercializadora de electricidad, que es la que se encarga de realizar todos los trámites necesarios para hacer efectivo el cambio.

Los datos que necesitas tener a mano cuando contactes con la compañía comercializadora son los siguientes:

  • Datos del anterior titular y del nuevo.
  • Dirección exacta y completa de la vivienda u oficina.
  • Potencia eléctrica contratada.
  • El Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), que encontrarás en la factura.
  • Número de cuenta bancaria en la que se cargará el importe de las facturas.

El cambio de titular de la factura de la luz es gratuito, se resuelve fácilmente por teléfono y suele estar listo en un plazo de 15 o 20 días. Tu compañía eléctrica se encargará de todo y tú solamente deberás comprobar que la próxima factura viene a tu nombre, si el cambio ha entrado dentro del siguiente periodo de facturación. Si ya se hubiera emitido con anterioridad a esta modificación, deberás comprobar la modificación en la siguiente.

¿Y si quiero cambiar la potencia contratada?

En el caso de que quieras modificar la potencia contratada, deberás proceder por orden, es decir: primero deberás poner el contrato de la luz a tu nombre y después podrás tramitar el cambio de potencia o hagas un cambio de titular. En este caso, también deberás tener a mano una factura reciente para facilitar algunos datos que te pedirá la compañía comercializadora eléctrica.

Aunque no siempre es necesario, sí es posible que también debas actualizar el Certificado de Instalación Eléctrica (CIE) o boletín eléctrico en el caso de que quieras aumentar la potencia contratada. El CIE sirve para certificar que la instalación eléctrica de la vivienda u oficina es apta para ese aumento de potencia, que se podrá realizar en condiciones seguras.

Para conseguir este boletín eléctrico deberás contratar a un electricista autorizado por el Ministerio para que revise la instalación y certifique su aptitud para la nueva potencia. Si resides en Cataluña, además deberás adjuntar el BRIE o boletín azul adicional. Después, deberás remitir la documentación a tu compañía comercializadora de electricidad, que se ocupará de todos los trámites necesarios para realizar esta modificación.

Este trámite también es sencillo y rápido, aunque sí acarrea un coste que definirá la compañía distribuidora de electricidad en tu zona.

Si quieres saber si la potencia contratada para tu negocio es la adecuada, no dudes en consultarnos. Somos expertos en proporcionar soluciones energéticas adecuadas a nuestros clientes, por eso te ofrecemos nuestros servicios de optimización de potencia, que te ayudarán a ahorrar en tu factura de la luz.