04/09/2018 News

¿Precio fijo o indexado? Estas son las diferencias

precio_fijo_o_indexado.jpg

Si gestionas un negocio, es muy probable que te hayas planteado qué tipo de tarifa eléctrica te conviene más. No es para menos: la factura de la luz es un gasto periódico que influye sobre las cuentas de la empresa. De hecho, en ciertos casos, puede convertirse en uno de los gastos principales que deberá afrontar mientras dure su actividad.

A partir de la liberalización del mercado de la electricidad, las empresas comercializadoras han puesto al alcance de los usuarios una gran variedad de tarifas eléctricas. Esta oferta se puede dividir en dos grandes categorías, que dependerán del método utilizado para fijar el precio de la luz, precio fijo y precio indexado.

¿Cuáles son las diferencias entre precio fijo y precio indexado?

Para comprender mejor cuál es la diferencia entre una tarifa de electricidad a precio fijo y otra a precio indexado, conviene tener en cuenta un concepto: el riesgo.

Las tarifas de precio indexado abren las puertas del mercado eléctrico a los usuarios. Esto quiere decir que el precio que estos pagan por la electricidad que consumen se corresponde con el precio de mercado que se establece para cada hora del día y que es el mismo para todas las comercializadoras de electricidad. A este precio se añade un coste que cobra cada compañía por la gestión.

En las tarifas eléctricas de precio indexado, la mayor parte del riesgo la asume el usuario, ya que verá reflejadas en su factura las fluctuaciones del mercado de la electricidad. Ya te hemos contado que se trata de un mercado volátil, en el que pueden influir factores como las condiciones meteorológicas

Por su parte, en las tarifas fijas, la compañía comercializadora pacta de antemano con su cliente un precio por la electricidad, que se aplicará durante un periodo de tiempo determinado, normalmente a uno o dos años. A cambio de asumir más riesgo, las comercializadoras de electricidad aplican primas a estas tarifas. En este sentido, tienen un comportamiento similar al de las compañías aseguradoras con los seguros del hogar o de automóviles: cuanto más riesgo desees tener cubierto, mayor será la prima que pagarás.

El caso es que, en este tipo de contratos, ese precio fijo depende en gran medida del momento en que se efectúe la negociación. Esto implica tener en cuenta varios factores, como la propia evolución de los mercados mayoristas: si los precios son elevados entonces, la tarifa que se fijará para todo el periodo de suministro será también alta. Las primas de riesgo adicionales son otro elemento que se debe considerar: son la manera que tiene la comercializadora de protegerse frente a posibles evoluciones alcistas del mercado. Se trata de una cobertura de riesgos interna que efectúa la propia compañía.

¿Cuáles son las ventajas de un modelo indexado?

Los modelos indexados tienen ciertas ventajas, porque permiten aprovechar las fluctuaciones a la baja del mercado de la electricidad, algo que puede suponer ahorros interesantes en la factura de la luz.

Este tipo de contratos permite a los usuarios estar abiertos al mercado y aprovechar los buenos momentos de mercado. Esto quiere decir que esa situación menos ventajosa se convierte en transitoria, algo que no ocurre si se establecen precios fijos para un año o más. En los casos de que el mercado esté alto, estar indexado permite que ante futuras bajadas de mercado, el cliente pueda aprovecharlas.

Además, las tarifas indexadas eliminan el coste de las primas de riesgo que se añaden a los modelos de precio fijo. De hecho, cuanto más indexado se encuentre el contrato de electricidad de tu empresa a los costes reales del mercado, menos primas tendrá que pagar.

Un ejemplo de esto es el producto Rock de Total Gas y Electricidad España: se trata de una tarifa pass through (totalmente indexada al mercado), mediante la cual pagarás exclusivamente el margen comercial que cobra la compañía por la tramitación de la compra de electricidad.

Una ventaja importante : la transparencia. El cliente sabe exactamente lo que paga cada momento por la electricidad.

¿Existe un término medio entre precio fijo y precio indexado?

Lo que te hemos explicado anteriormente abarca, a grandes rasgos, las dos grandes tipologías de tarifas que se ofrecen en el mercado: precio fijo y precio indexado. Sin embargo, debes tener en cuenta que son eso: tipologías que abarcan una variedad de opciones, no una única opción y su alternativa.

Así, existen modalidades de contrato que, efectivamente, ayudarán a tu negocio a aprovechar al máximo las fluctuaciones del mercado eléctrico y otras que evitarán cualquier tipo de sobresalto en la factura. Además, podrás elegir productos que permiten acceder a las ventajas de ambas modalidades y que, al igual que en el caso de los seguros de coches, disponen de distintos perfiles de cuotas con o sin franquicias de distinto valor económico. En esencia, se trata de realizar coberturas de precios sobre parte del volumen de energía consumido.

Por ejemplo, la tarifa Pop que ofrece Total Gas y Electricidad España permite asegurar parte del presupuesto que tu empresa destinará a electricidad con un precio que incluye todos los conceptos, salvo el correspondiente al mercado diario. Es un ejemplo de producto flexible que, al mismo tiempo, evita la volatilidad de precios correspondientes a la gestión del sistema eléctrico.

Otro ejemplo sería la tarifa Jazz de Total Gas y Electricidad España: te permite elegir para tu negocio cada trimestre si deseas contratar un precio fijo o un precio indexado al mercado eléctrico, e incluso cambiar de opinión una vez firmado el contrato si deseas pasar a precio fijo algún trimestre en concreto. Se trata de una tarifa pass pool que incluye una prima sensiblemente inferior a la que se aplica a una tarifa Clásica o de precio fijo.

¿Cómo puedo elegir la tarifa más adecuada para mi negocio?

Para tomar esta decisión cuentas con la ayuda de los asesores energéticos de Total Gas y Electricidad, que te orientarán a la hora de elegir el producto más adecuado. En este sentido, y con el objetivo de acertar al máximo, conviene tener en cuenta las circunstancias que rodean a tu empresa. Algunas de las preguntas que te deberás plantear son: ¿en qué grado influye la factura de la electricidad en los costes de tu empresa?, ¿tienes la capacidad de adaptar su consumo para sacar el máximo provecho a las fluctuaciones del mercado?

Por ejemplo, en el caso de grandes consumidores, un modelo indexado al mercado permite tener variaciones de la demanda en el consumo sin sufrir penalizaciones asociadas a los precios fijos.

Estas son solo algunas de las cuestiones que deberás tener en cuenta para elegir entre un contrato de precio fijo o de precio indexado al mercado eléctrico para tu negocio. Por suerte, Total Gas y Electricidad España cuenta con un equipo de expertos que te asesorarán sobre el tipo de tarifa más conveniente para tu negocio.

Además, Total Gas y Electricidad España desarrolla nuevos productos para responder a las expectativas de sus clientes profesionales, siempre con el objetivo de disminuir el precio que pagan por la electricidad.