Si continua navegando esta web, acepta cookies de terceros utilizados para mostrar vídeos, botones y contenidos de redes y plataformas sociales.
Ok, acepto
Personalizar
Please check an answer for every question.
Utilizamos cookies para personalizar el contenido, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de análisis y redes sociales, quienes pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado del uso de sus servicios.

11/06/2019 News

Tarifas eléctricas industriales

Tarifas eléctricas industriales
Tarifas eléctricas industriales

El precio de la electricidad para las industrias en España es un 30% superior a la media europea (datos de Eurostat en 2018). En esta difícil coyuntura competitiva, las empresas deben buscar en el mercado eléctrico aquellas ofertas de las empresas comercializadoras que resulten más beneficiosas para su actividad. Deberán atender especialmente a los términos incluidos en el contrato y por tanto en la factura, por lo que será de gran importancia tener claro qué conceptos están incluidos en la oferta del comercializador.

Las empresas comercializadoras disponen de canales de comercialización específicos por segmentos de consumidores. Los consumidores industriales clientes tienen la posibilidad, generalmente, de contactar con un gestor personal de la comercializadora, un interlocutor a quien solicitar ofertas y con quien poder discutir los términos económicos y contractuales del suministro eléctrico.

Las modalidades más habituales de contratación del suministro eléctrico para consumidores industriales son dos: a precio fijo o a precio indexado.

Precios fijos por periodos

En esta modalidad de oferta se establece un precio por kWh de energía consumida y un precio por kW de potencia contratada para distintos periodos. Las comercializadoras suelen ofertar el término fijo de potencia (euros/kW) con un precio igual al coste de la tarifa de acceso de potencia.

En general, para contratos de más de 450 kW de potencia contratada, una estructura de precios en seis periodos es la más habitual, y se ajusta mucho mejor a las fluctuaciones de consumo del cliente, ya que así se paga exactamente por lo que está demandando. Pero, aunque es menos frecuente, también se encuentran ofertas de 8 o 10 periodos horarios con precios distintos. Todo depende de lo que acuerden las partes, ya que todo es negociable en un contrato en el mercado minorista liberalizado, incluido la estructura de precios y el número de periodos horarios.

Precios indexados al mercado diario

En vez de garantizar precios fijos a lo largo de la duración del contrato, las ofertas indexadas permiten adaptar el precio final del suministro eléctrico a la variación de los precios de los mercados energéticos. Estas ofertas pueden referenciarse a distintas variables, la más habitual al precio horario del mercado diario de electricidad de OMIE.

Las modalidades de contratación indexadas al mercado pueden representar una oportunidad de ahorro en las facturas eléctricas, pero será necesario asumir simultáneamente algunos riesgos derivados de la dificultad de predecir la evolución de los precios del mercado, ya que ni siquiera los mercados a plazo son capaces de estimar con precisión la variabilidad de los precios del mercado diario de electricidad en el futuro más inmediato.

Existen distintas modalidades de ofertas indexadas al precio horario del mercado diario de electricidad: ofertas pass-pool, ofertas pass-through, con cierres en OMIP, etc.

La modalidad más habitual es la denominada pass-through. Es una modalidad de compra de electricidad a precio variable donde el precio de la energía consumida se liquida hora a hora con los precios del mercado mayorista de OMIE, más el resto de términos que completan el precio final horario del mercado eléctrico (servicios de ajuste del sistema, pagos por capacidad, interrumpibilidad, pérdidas, etc.), las correspondientes tarifas de acceso por el uso de las redes de transporte y distribución y los impuestos (de la electricidad y el IVA).  Adicionalmente, el comercializador cobra por sus servicios una comisión de gestión, generalmente en euros/kWh consumido por el cliente, y puede imputar también otros costes financieros, por desvíos, etc.

Hay que evaluar cuidadosamente las fórmulas de las ofertas indexadas para asegurarnos cuál de ellas proporcionaría un mejor resultado económico, ya que no todas traspasan el comportamiento del mercado eléctrico diario de la misma forma a la factura eléctrica mensual. Para realizar adecuadamente esta evaluación, será necesario generar escenarios posibles de precios horarios del mercado diario para el año siguiente, y obtener conclusiones sobre la mejor oferta indexada para distintas situaciones posibles de dichos precios, dada la dificultad de anticipar el comportamiento preciso del mercado.

Este tipo de ofertas pueden proporcionar una reducción del coste del suministro eléctrico sobre las ofertas a precio fijo, por el traspaso de riesgo entre comercializador y consumidor, pero el porcentaje de ahorro dependerá de la evolución de los precios diarios del mercado mayorista de OMIE y no puede garantizarse ahorro para un periodo anual específico.

La apuesta por este tipo de contratos debe realizarse manteniendo la misma modalidad durante un periodo de varios años, de manera que se compensen años favorables con otros desfavorables por la volatilidad de los precios de OMIE.

Con cierres de precios en mercados de futuros

Existen modalidades de contratos donde el cliente decide qué parte del consumo quiere asegurar a precio conocido, y qué parte desea comprar directamente en el mercado mayorista cada día.

Bajo esta modalidad, el cliente puede acordar un precio fijo con el comercializador para un porcentaje de su consumo que tiene certeza que se va a realizar, dejando el resto abierto a la compra a los precios horarios del mercado diario.

O bien, puede comprar en el mercado de futuros parte de la energía que consumirá (adquisición tipo “take or pay”, con compromiso de consumo o en otro caso de pago de la cantidad adquirida), comprando el resto de su demanda cada día en el mercado de OMIE. Así combina el precio fijo con el variable y determina en cada momento su nivel óptimo de exposición al riesgo. Algunos aspectos a tener en cuenta en la contratación en mercado de futuros, por ejemplo, en el mercado español OMIP:

  • Período de contratación (día, semana, mes, trimestre, año)
  • Cantidad mínima (en OMIP es 1 MW)
  • Tipo de Cobertura (base: de 0 a 24 horas; pico: de 8 a 20 horas)

En resumen, las modalidades de contratación indexadas al mercado pueden representar una oportunidad de ahorro en las facturas eléctricas, pero será necesario asumir simultáneamente algunos riesgos derivados de la dificultad de predecir la evolución de los precios del mercado, ya que ni siquiera los mercados a plazo son capaces de estimar con precisión la variabilidad de los precios del mercado diario de electricidad en el futuro.

Si quieres contratar tu suministro de luz con una comercializadora eléctrica experta en empresas y negocios, presente en toda España (Peninsula, Islas Baleares y Canarias), contacta con nosotros en el teléfono 900 834 937 o a través del formulario de contacto.